Seleccionar página
Los clientes ponen a prueba nuestros conocimientos a menudo. En este caso un cliente habitual hacía saltar las alarmas anti-incendio al vapear en el hotel al amparo de una ley que no existe. Si aún no sabes qué legislación aplica en estos casos, sigue leyendo…

La cosa venía de largo. Ese cliente habitual ya había tenido algún que otro rifi-rafe con el subdirector del hotel porque quería vapear en la habitación. (En una cadena donde está prohibido fumar en todas las habitaciones) Se daba además la circunstancia de que el hombre lo hacía con tanto ahínco que ya en dos ocasiones había hecho saltar la alarma anti-incendios. Como era de esperar, fue amonestado verbalmente y entonces decidió emprender una guerra que no podía ganar…

Lo primero fue dirigir un escrito vía correo electrónico al subdirector del hotel, por supuesto con copia a la Directora explicando que “en España no está prohibido de serie su uso en Hoteles y Cafeterías, salvo en País Vasco que tiene una equiparación al tabaco“. También que según los términos y condiciones publicados en nuestra propia web (donde dice que nos reservamos el derecho de rescindir de inmediato cualquier reserva que cause daños a la propiedad del hotel ) “Aunque podría decirse que estaría interfiriendo con un elemento propiedad del hotel, está claro que no se provoca ningún daño real a ningún bien propiedad del hotel. Aunque sí podría “perjudicar” a los trabajadores del hotel, pero cómo éstos no pertenecen al hotel ésta claúsula no se aplicaría.” Para más INRI, incluía un vínculo al BOE que contiene el texto real de la última modificación de la ley con la insinuación de que deberíamos leernos el BOE. Claro que sí, guapi!. Él se lo lee a Chuck Norris cada noche.

Viniendo de alguien que ya había despertado al resto de clientes en plena madrugada como víctimas colaterales de su desaforada adicción a la nicotina, nos parecía ya mucho morro. Y poco afán de buscar el texto de la ley entre todo el BOE, que sabemos que agota.

La respuesta no se hizo esperar. Y como contiene la realidad de la normativa actual, os la transcribo casi literalmente para todos aquellos que podáis hallaros en una situación similar:

Me temo que las premisas por usted expresadas son incorrectas ya que en España la normativa con respecto de los cigarrillos electrónicos expresa:

Regulación legal del cigarrillo electrónico en España en materia de protección de la salud. 

La última revisión de la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, modificada el 17 de septiembre de 2014,  incluye regulaciones para los dispositivos susceptibles de liberación de nicotina y productos similares, entre los que se encuentra el cigarrillo electrónico. En su artículo 2, punto f, define los dispositivos susceptibles de liberación de nicotina:

Dispositivo susceptible de liberación de nicotina:un producto, o cualquiera de sus componentes, incluidos los cartuchos y el dispositivo sin cartucho, que pueda utilizarse para el consumo de vapor que contenga nicotina a través de una boquilla. Los cigarrillos electrónicos pueden ser desechables, recargables mediante un contenedor de carga, o recargables con cartucho de un solo uso.

En concreto, en sus Disposiciones Adicionales duodécima y decimotercera, que se transcriben a continuación establece las siguientes regulaciones:

Disposición adicional duodécima. Consumo y venta a menores de dispositivos susceptibles de liberación de nicotina y productos similares.

viñeta Uno. El consumo de dispositivos susceptibles de liberación de nicotina y productos similares queda sometido a las mismas previsiones establecidas para el consumo del tabaco que se recogen en el artículo 6, así como a las contempladas en los apartados 2 y 3 del artículo 3.

viñeta Dos. Se prohíbe el consumo de dichos dispositivos, en:

viñeta a) los centros y dependencias de las Administraciones públicas y entidades de derecho público.
viñeta b) los centros, servicios y establecimientos sanitarios, así como en los espacios al aire libre o cubiertos, comprendidos en sus recintos.
viñeta c) en los centros docentes y formativos, salvo en los espacios al aire libre de los centros universitarios y de los exclusivamente dedicados a la formación de adultos, siempre que no sean accesos inmediatos a los edificios y aceras circundantes.
viñeta d) en los medios de transporte público urbano e interurbano, medios de transporte ferroviario, y marítimo, así como en aeronaves de compañías españolas o vuelos compartidos con compañías extranjeras.
viñeta e) en los recintos de los parques infantiles y áreas o zonas de juego para la infancia, entendiendo por tales los espacios al aire libre acotados que contengan equipamiento o acondicionamiento destinados específicamente para el juego y esparcimiento de menores.

viñeta Tres. El consumo de dispositivos susceptibles de liberación de nicotina y productos similares queda sometido a las mismas previsiones establecidas para el consumo del tabaco que se recogen en las disposiciones adicionales sexta, segundo párrafo; octava y décima de esta ley, resultando de aplicación a dicho consumo las infracciones contempladas en las letras a) y d) del apartado 2 y letras a) b) c) y 1) del apartado 3 del art. 19, siendo el régimen sancionador el concordante para las mismas previsto en el Capítulo V.

Si usted accede al texto de la citada ley 28/2005, no hace falta ir más allá del primer artículo mencionado, el sexto, para averiguar que:

“Artículo 6. Limitaciones al consumo de los productos del tabaco.

El consumo de productos del tabaco deberá hacerse exclusivamente en aquellos lugares o espacios en los que no esté prohibido.

Tras la modificación de la ley en 2010, se definió en su artículo 7 “lugares donde o está permitido fumar”

s) Cualquier otro lugar en el que, por mandato de esta Ley o de otra norma o por decisión de su titular, se prohíba fumar.

t) Hoteles, hostales y establecimientos análogos, salvo en los espacios al aire libre. No obstante, podrán habilitarse habitaciones fijas para fumadores, siempre que cumplan con los requisitos establecidos en el artículo 8.

En el caso que nos ocupa, como titulares de la explotación decidimos que en ninguna de nuestras habitaciones está permitido fumar.Ya que se establece para los “dispositivos de liberación de nicotina” que quedan sometido a las mismas previsiones establecidas para el consumo del tabaco que se recogen en el artículo 6, (que establece que no se puede fumar en los sitios que ESTÁ PROHIBIDO FUMAR), le agradeceríamos que saliese usted a “vapear” a la calle.

Espero que os sirva de ayuda.

PD: No volvió a vapear en la habitación pero se permitió el lujazo de ponernos a caer de un burro en tripadvisor por motivos ajenos al caso. Si me estás leyendo… RENCOROSILLOOOOO!!

Qué dura es la vida del hotelero!!

Chica joven haciendo equilibrios en la playa al atardecer