Seleccionar página
Chica joven haciendo equilibrios en la playa al atardecer
Hoy quiero hablar de una cualidad inmensurable: LA ACTITUD. No la verás en el CV ni la descubrirás en un día… pero cuando existe y está dentro de uno, lo cambia todo.

ACTITUD CRISTALIZADA

Actitud. Ese fue el motor que impulsó a unos pocos miembros del hotel Travelodge Barcelona Fira a sacarse una foto, entre lo gracioso y lo profesional y enviármela, de forma absolutamente espontánea. Lo hicieron con un breve mensaje que decía: “Hemos sacado esta foto del equipo. ¿La podemos subir al Facebook del hotel?”

Tardé un par de minutos en escribir al responsable de Redes Sociales y decirle “haz un hueco para esta foto en la programación de las publicaciones de facebook” Luego ya sabéis… intentaremos hacer marketing de ello para demostrar a nuestros clientes, externos e internos, que no hay nada como estar en Travelodge. Nada fuera de lo común… O si?

Esta foto,- pensé-  por su espontaneidad y el bueno rollo que desprende,  es la imagen cristalizada de la actitud… Y merece un homenaje! permitidme pues que siga por ahí.

UN BREVE HOMENAJE.

Señores y señoras lectores y lectoras de este Blog. Estos son algunos de los empleados de uno de los hoteles de la cadena Travelodge de los que me siento MUY orgulloso, por algunos motivos que explicaré a continuación. DE IZQUIERA A DERECHA:

 

DANIEL TAMAS- 1 mes con nosotros – recepción
aficiones: le encanta la pizza con piña, viajar y aprender idiomas!
Sin duda alguna es una persona muy carismática
MARCELO RODRIGUEZ- 12 años con nosotros – jefe de mantenimiento
aficiones: no sabe vivir sin escuchar reggaeton, le encantan las motos y la fotografía.
Siempre al pie del cañón para ayudar. SIEMPRE!
ANDREA JUAN- 1 año 3 meses con nosotros- Asistenta de Dirección
Su mayor pasión es conducir y los coches, leer y viajar
Puro optimismo y motivadora. Además es una bestia imbatible en los karaokes y el Sing Star.
DANI WALTER- 2años y 3 meses con nosotros- recepción
Le encantaría ir todos los días a la playa, como ex jugador, lo suyo es el rugby y le gusta la música.
Sus compañeros lo llaman: “corazón de oro” (Que ahí es ná como dicen en el sur)
JOSEFINA SOLANO- 11 años con nosotros- camarera
Su mayor hobbie es ir a museos y teatros así como la música clásica. Le gustan las series de tv y los productos de belleza.
Una persona con mucha organización.
A TODOS VOSOTROS: GRACIAS!

EL REFLEJO

 

Yo no soy Coach de profesión y dejo a los grandes como Victor Küppers que expresen, de forma sublime, algunas de las cosas que todos ya sabemos muy en el fondo de nosotros y que aunque puedan sonar como perogrulladas, nos ayudan a motivarnos y a reflexionar. Aun así, cuando recibí la foto, me vino a la memoria su fórmula del valor personal: VALOR (lo que vale una persona  profesional) es igual a CONOCIMIENTOS (lo que sabes) más HABILIDAD (Lo que eres capaz de hacer) por ACTITUD (Como afrontas la realidad cada día). Me encanta por el valor MULTIPLICADOR de la ACTITUD.

Se nos llena la boca en las empresas hablando de la MOTIVACIÓN y nos inventamos métodos de evaluación y medición intentando saber quienes están y quienes no, motivados. Pues bien. YO DIGO QUE LA ACTITUD ES EL REFLEJO DE LA MOTIVACIÓN. Una persona con Actitud es una persona que está motivada, que tiene aspiraciones e inquietudes más allá del presente y más allá del trabajo (desconfiad de aquellos que os vendan que su motivación principal es el trabajo. O mienten o tienen un problema). Una persona con actitud se levanta corriendo, se ducha cantando y se dirige al trabajo silbando. Porque realmente le gusta y LE IMPORTA lo que hace cada día. Además lo EXTERNALIZA. Y ojo, puede que no sea lo que quiere hacer el resto de su vida. Pero es consciente de que porfiar y rebufar no va a cambiar sus condiciones. Trabajar y sonreír, puede que sí. Su actitud, refleja su motivación.

Últimamente me veo en muchas charlas con gente muy lego que afirman que quieren llegar a Directores de Hotel, a Director Comercial o a Director General de una cadena. Da igual lo alta que sea la meta. SIN ACTITUD TE VAS A QUEDAR DONDE ESTÁS. Conozco muy poca gente que sin actitud haya llegado a dirigir un negocio. Y de los que conozco, el 100% son el hijo del propietario del negocio. Imagino que una mente extraordinariamente lúcida y ordenada pueda llevarte a esa meta en tiempo récord aunque seas un mezquino, un amargado o un pusilánime… pero de estos casos, no conozco ninguno. Serán como las meigas… De los que si conozco muchos, muchísimos, son de aquellos que me decían lo de llegar a Director de Hotel/Directora de Marketing y que en un momento determinado decidieron que era mejor ser recepcionista en la clínica dental del novio de su amiga que en el hotel en que trabajaban. “Así no hago turnos ni fines de semana”. Me parece muy loable y no lo critico. Pero las metas no estaba alineadas con la ACTITUD. Si, la Actitud también tiene un parte grande de sacrificio. Pensad en ese cliente estúpido al que a pesar de todo sonreísteis, camelasteis, y acabó despidiéndose con un elogio y entenderéis de que hablo.

Vuelvo a la foto. No sé si todos estaban motivadísimos en ese momento y desbordaban actitud. Lo dudo. Puede que la actitud de algunos se contagiase a los demás (Si, se contagia… pero el que no pretende tenerla genera anticuerpos y la pierde según sale) y esto es lo que creo más probable. En cualquiera de los casos, prometí hacerles un homenaje porque en ese momento lo merecían todos ellos. OJALÁ QUE OS DURE PARA SIEMPRE.

Porque la actitud, también vale fuera del trabajo. Tus amigos, tu pareja, tu vida… te valorarán a tus espaldas por ella, no por tu CV.

Esta vez, espero que os sirva.